sábado, 4 de mayo de 2013

El Parlamento de Londres con cielo tormentoso (Claude Monet)

Monet sentía una gran atracción por Londres debido a sus nieblas, incluso llegó a decir “sin niebla, Londres no tendría atractivo". Por ello la visitaba frecuentemente en otoño e invierno. Los efectos nebulosos de los cuadros que allí pinta eran comenzados al aire libre y acabados en el taller, por lo que transgredía en parte las teorías impresionistas, justificándolo con una mejor aplicación del color al ajustar la armonía cromática en el estudio. El edificio neogótico del Parlamento londinense protagonizará buena parte de las obras realizadas en la capital británica. Su inconfundible silueta se desdibuja por efecto de la niebla y del cielo tormentoso, entre el que intenta despuntar el sol abriéndose paso y provocando un luminoso reflejo anaranjado en las aguas del Támesis. Las formas desaparecen, pero Monet sólo está interesado por armonías cromáticas y efectos lumínicos, cayendo casi en el simbolismo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada