miércoles, 5 de marzo de 2014

Tríptico de las Tentaciones de San Antonio (El Bosco)




Este tríptico de las Tentaciones de San Antonio está considerado como una de las mejores obras de Jeroen Anthoniszoon van Aeken, más conocido como “El Bosco”. San Antonio fue uno de los santos que más apareció en su obra por las posibilidades que ofrece como modelo de conducta del buen cristiano frente a las tentaciones del mundo. San Antonio se retiró a meditar al bosque y sufrió todo tipo de tentaciones, ataque y acoso de los demonios


En el panel central se concentran todo tipo de tentaciones. En el centro geométrico del cuadro se sitúa la figura del Santo, con un rostro sereno, hacia el que convergen los diferentes grupos de monstruos y personajes grotescos. Los primeros ocupan los cuatro elementos: vuelan por el aire, escapan del fuego de un incendio en el horizonte, caminan o se arrastran por la tierra y bullen en el agua oscura del río inferior; del interior de una gran cereza salen unos personajes que incitan a la lujuria, a la vez que los que preparan la mesa junto al Santo invitan a la gula; la confusión general promueve la herejía y la pérdida de la fe, ante lo que San Antonio únicamente puede reaccionar con la plegaria. En la torre en ruinas se representa un altar con el crucifijo como única vía segura de salvación.


La escena que ocupa el panel lateral izquierdo del tríptico según la vista del espectador se conoce como El vuelo y caída de San Antonio. En él se muestra una de las torturas a las que el Santo fue sometido, en la que los diablos sostienen su cuerpo y lo elevan por los aires para después dejarlo caer. En el cuadro podemos ver los dos momentos: cuando el Santo está volando sobre los cuerpos monstruosos de los diablos y cuando sus compañeros frailes le recogen medio muerto. Dos detalles curiosos hay en esta representación: por un lado, el extraño pájaro con patines que está en el estanque sostiene en su pico la firma del autor, y por otro su posible autorretrato en el campesino que ayuda a los monjes a sostener a San Antonio.



La escena del panel del lado contrario se conoce como San Antonio y la reina de los diablos. Al Santo le acosan diversas visiones que le llaman a los placeres mundanos: en el centro una princesa endemoniada le ofrece su cuerpo desnudo; abajo, una mesa llena de manjares y sostenida por seres desnudos le recuerda el hambre provocada por el ayuno del retiro. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada