lunes, 21 de agosto de 2017

Frontal de altar de Santa María de Iguacel (Huesca)


En el Museo Diocesano de Jaca se expone el frontal de altar de la ermita de Santa María de Iguacel. Como es habitual está pintado al temple sobre madera de pino, y se data a principios del siglo XIII, entre 1200 y 1210. Está dedicado a la vida de la Virgen María, desde la Anunciación hasta su Asunción al cielo, con las escenas distribuidas en dos registros horizontales.


La lectura comienza por el ángulo superior izquierdo donde se representa la Anunciación del arcángel San Miguel a María, y a continuación a San José y María bajo un arco, en una escena que interpreta como los Desposorios de la Virgen o la Duda de San José. El siguiente registro se encuentra en el ángulo superior derecho con la Visitación de María a su prima Isabel, y a la derecha, en una única composición de dos planos superpuestos se representan juntos el Anuncio a los pastores y el Nacimiento de Jesús. Este último concebido según la estética bizantina ya que, a diferencia de las obras de influencia occidental en las que la atención se centra en la Sagrada Familia y la escena tiene lugar en un establo, en este caso la composición se sitúa bajo un entorno montañoso que se asemeja a una gruta y aparecen representados varios personajes secundarios.


En los dos ángulos inferiores aparecen, a la izquierda la Presentación del Niño en el templo, y a la derecha la Adoración de los Magos.



Se completa la narración con las dos escenas centrales. En la parte inferior la Dormición de la Virgen rodeada por los apóstoles representados con gestos de dolor, y en la superior, como escena principal del frontal, la Asunción de María al cielo, con seis ángeles flanqueando una mandorla en cuyo interior aparece Jesús acogiendo a su madre en el regazo. (descripciones tomadas de la cartela explicativa del Museo)